Volver atras Volver atras Blog RS

Escrito por

Marc Cortés

next

La extraña normalidad

El mundo ha cambiado en menos de 2 semanas, cosas que parecían imposibles y más propias de una película o serie de ficción de éxito de Netflix ahora son la realidad cotidiana: calles vacías, personas con sus máscaras y guantes cuando tienen que salir a comprar, lineales de supermercados con algunos productos agotados (papel WC o levadura para hacer galletas y pasteles, por ejemplo), distancias mínimas de 2 metros cuando nos cruzamos con otras personas, millones de personas trabajando con un ordenador desde su casa, hospitales desbordados y un contador incesante de personas enfermas y, por desgracia, fallecimientos.

Pero el ser humano está programado para buscar la supervivencia, para tratar de encontrar un espacio de “confort”. Y después de las primeras semanas de pandemia empezamos a entrar en este momento: la extraña normalidad.

No quiero decir que las cosas vayan bien, seguimos en plena pandemia con autónomos, PYMES y grandes empresas pasando momentos muy complicados, pero parece como si a nivel empresarial tratamos de buscar doblegar la famosa curva y empezamos aplicar la creatividad, el ingenio y nuestro instinto de supervivencia para buscar poder seguir funcionando en esta nueva “extraña normalidad”.

Porque sabemos (y deseamos) que esto pase, pero como decía Parménides (o Heráclito según otros autores), “nadie se baña dos veces en el mismo río” y por lo tanto seguramente nada será igual cuando esto pase. Pero la gran pregunta será, ¿ qué nos quedará de esta extraña normalidad una vez podamos volver a salir a la calle?:

- Rediseño de los modelos de trabajo: ¿de verdad la presencialdiad volverá a ser imprescindible en muchas compañías? (dejo obviamente fuera aquellas vinculadas con procesos productivos como fabricas coches, por ejemplo). Hemos visto desarrollar proyecto, reuniones de trabajo o hacer programas de TV o radio cada uno desde su casa.

- Nuevas experiencias de venta: ¿de verdad seguirá siendo necesario tener modelos de retail basados prioritariamente en el punto de venta físico?, cuando ahora muchos de sus clientes han aprendido y descubierto que existen otras formas de comprar y de relacionarse con estas marcas.

- La Ética como ventaja competitiva: ¿de verdad no nos habremos dado cuenta de las compañías que hacen respecto a las que dicen?. Estamos viendo ya las primeas acciones de comunicación de muchas empresas algunas de las cuales distan mucho de lo que realmente están haciendo (bancos que hacen anuncios pero que luego no ofrecen los productos prometidos para pasar mejor esta crisis, por ejemplo), mientras que otras se dedican a hacer y contar poco.

- Priorización de la digitalización: ¿de verdad seguiremos pensando que la digitalización es ponerle tecnología a un proceso en vez de entender que se trata de reconfigurar tu cultura empresarial?. Sobretodo cuando vemos compañías con sistemas informáticos potentes (o aceptables) que están naufragando fruto de no rediseñar su cultura buscando incluir en ella conceptos como el ser abiertas, liquidas, creativas.

- Binomio Gestión/exploración desequilibrado: ¿de verdad seguiremos pensando que desarrollar una actividad empresarial se basa en gestionar el día a día y dejar la exploración del futuro para la reunión anual de plan estratégico?, cuando ahora se demuestra que el escenario es tan cambiante que de forma constante debemos estar buscando oportunidades para explorar nuevos entornos, productos y servicios.

- No esperar mucho del entorno público: ¿de verdad podemos seguir esperando como empresas que lo público siempre va a estar allí para solventar los problemas que aparezcan? Vivir en une estado de bienestar debería ser un tradeoff entre lo que aportamos cada uno de nosotros y como el Estado lo redistribuye para mantener el bienestar (en este caso empresarial); pero la realidad demuestra que no podemos contar con este incentivo en nuestros planes empresariales.

- Equipo de trabajo y talento más vinculado… o más decepcionado: ¿de verdad creemos que los equipos y las personas van a perdonar a las empresas y a sus directivos que no sean claros, transparentes y no defiendan la continuidad de su empresa en este momento? Nadie lo tiene fácil, pero es momento de demostrar que aquellas frases de “la gente es lo más importante” son realmente ciertas y, siempre que se pueda, tratar de aplicarlas y, sobretodo, ser sincero y transparente con la gente.

- Meritocracia por fin: ¿de verdad no reconoceremos a quienes hayan realizado méritos por encima de aquellos que hayan seguido manteniendo la jerarquía y el status?, cuando estamos viendo como las personas sorprenden con acciones, comportamientos y capacidades que nadie les pide pero que las ponen a disposición en sus empresas (y fuera de ellas) para contribuir a crear futuro.

Nada será como era, seguro, y en pocas semanas o meses cambiaremos la forma de ver el mundo, de relacionarnos con nuestro entorno. Iremos viendo como se reconfigura una sociedad y un mundo que como decía Bauman es ya liquido.

Posts relacionados

12-05-2020

La Omnicanalidad ha muerto, viva la OmniExperiencia

El término Omnicanal ha estado (y sigue estando) de moda como la solución del comercio tradicional con...

08-05-2020

Acuerdo de colaboración con Talkwalker para analizar la...

Hemos firmado un acuerdo de colaboración con Talkwalker para generar insights alrededor de las conversaciones...

06-05-2020

Amazon ¿por qué decimos que es un disruptor...

¿Qué toca hoy? En esta primera entrada repasaremos los 26 años de historia de Amazon,...

04-05-2020

El consumidor post COVID-19. Retos y oportunidades en...

El domingo 26 de abril tuvimos la primera gran decisión en el marco del proceso...

Breves y eventos

partner with us
¿Preparado para transformar tu negocio?
Contáctanos arrowarrow
Partner with us ¿Preparado para transformar tu negocio? Contáctanos arrow