Volver atras Volver atras Blog RS

Escrito por

Nicole Schreiber

next

Social Networking para pequeñas, medianas y grandes empresas

Las diferentes redes sociales que dominan el panorama actual son, sin duda, un gran espacio de ocio intangible en el que, según la IAB SPAIN, la mayor parte de la población española se encuentra con una actividad constante. De los 30M de personas que representan las franjas de edades entre 16 y 65 años, 27,6M recurren a Internet semanalmente, y de estos internautas habituales, 25,5M son usuarios de redes sociales, de acuerdo con las cifras del cierre primer trimestre del 2018. Ésta es una cifra que representa un 85% de la población, un hecho que realza el gran potencial que tiene el Social Media como el medio de comunicación masiva en la era digital.


Las redes sociales se encuentran en plena fase de madurez en el mercado español, mostrando a menudo un ligero crecimiento anual en cuánto a su penetración entre la población.  La transformación desde mera tendencia a una realidadirrefutable ha provocado un nuevo entorno en el que la inmediatez y la anulación de barreras físicas rompen las reglas de la comunicación. La continua innovación y actualización de todos los aspectos que configuran estas plataformas digitales tendrán mayor o menor influencia en la evolución y el futuro de cada una de las Social Networks, pero con la total seguridad que el concepto de las comunidades online está lejos de volverse obsoleto.




Desde las empresas, ignorar este hecho ya no es una posibilidad, sin discriminar cuál es el objeto de negocio, el target o las dimensiones.  Percibir las redes sociales como una pieza de valor añadido, opcional, y prescindible es un error. Obviar su aplicación en una estrategia digital implica luchar con desventaja, poniendo frenos al potencial de competitividad en cualquier sector o mercado.


LAS MARCAS EN EL ESCENARIO DE LAS RRSS


Las redes sociales y las herramientas que proporcionan para las marcas redefinen la gran obra en la que las marcas son algunos de los actores principales. Han adquirido una función de mass media pero permitiendo ser meticulosos e incluso escrupulosos con el target, adaptando cada mensaje para que esté hecho a medida para casi cada persona, y todo a tiempo real.

La transformación digital en el entorno social ha dado paso a un nuevo escenario en el que las marcas se pelean por la atención a su público, esforzándose para generar contenido de interés y con cierta frecuencia pero sin sobrepasar esa difusa línea que alcanza la saturación. Hoy, este es el gran reto.

Notoriedad de marca

Mientras las redes sociales facilitan en gran parte la visibilidad de una marca mediante perfiles, anuncios u otras formas de generación de awareness, la excesiva cantidad de información que llega a los usuarios cada día genera la necesidad de filtrar y priorizar aquello que retienen.  No basta con la reiteración de un mensaje para hacerse ver, también se requiere una relevancia, un foco de generación de interés que consiga que el usuario se detenga y dedique una fracción de un minuto en prestarle atención y no pasar desapercibido.

Branding: Construir una voz

Una de las grandes ventajas – o quizá desventajas sin una ejecución adecuada – que aportan las redes sociales es la posibilidad de humanizar una marca. A través de sus perfiles y páginas en las diferentes plataformas, el concepto de la imagen global de marca se sostiene en parte por su personalidad  en el entorno digital, y aunque deberá ser coherente con la historia de la marca, deberá adoptar una posición de proximidad al consumidor, capaz de generar interés y dialogar con él mediante sus comunicaciones o interacciones.

El éxito de la personalidad de la marca online depende de un conjunto de factores, incluyendo, entre otras cosas, su imagen de marca, su público, el sector y su estrategia digital global. Aunque sea imposible señalar un único camino para triunfar, se puede apreciar como aquellas marcas que han logrado liderar el Social Branding de hoy en día son las que han sido capaces de definirse claramente.

Comunicar vs Dialogar: de impactos a engagement

Una de las grandes obviedades de las comunidades online es la aparición de una puerta abierta a la conversación entre marca y consumidor, una conversación que abarca diversas funciones comunicativas desde las más tradicionales, genéricas e informativas, cuya finalidad es lograr el mayor número de impactos, a la respuesta individual a consultas específicas u otras interacciones, con el fin de cuidar la relación directa con el cliente.

La atención al cliente y el perfil del community manager adquieren cada vez más importancia debido a la facilidad que tienen los usuarios de contactar directamente con la marca a través de sus perfiles sociales y la tendencia que tienen a recurrir a esta opción como primer recurso. El feedback que se obtiene de la propia marca, de acciones específicas, o de productos, es solo una pequeña parte del conjunto de ventajas que supone esta interacción para la empresa a la hora de monitorizar su propia actividad y el impacto que tiene en el público.

Por otro lado, la capacidad de reaccionar no es la única facultad que se le exige a una marca que se encuentra navegando entre los obstáculos de las redes sociales. Es fundamental ser capaz de estimular una conversación para mantener el interés y la atención de los consumidores haciéndoles a la vez más partícipes e incluso reforzando la estrategia de fidelización a la marca, empezando por ofrecerle contenido de interés e incluyendo llamadas a acción que resultarán en más que un mero “like”.

Más allá de generar un contenido menos tradicional y más atractivo para el público, esta capacidad de integrar una estrategia pull dirigida a la comunidad es la que marcará la diferencia entre las marcas que se mantienen, y las que conquistan a sus consumidores exitosamente.

LA DINAMIZACIÓN Y LA ADAPTACIÓN DE LA ESTRATEGIA DE MARCA 

La primera regla - y la más importante -  en la estrategias digitales tiene su epicentro en la mismísima reflexión que hizo el filosofo Heraclito más de 2.500 años atrás: Todo cambia y nada permanece. En las estrategias de marca y de comunicación desarrolladas en las diferentes plataformas sociales, este principio adquiere un gran protagonismo, atribuyendo el éxito a la capacidad de adaptarse al dinamismo constante que caracteriza el Social Media y a todos sus aliados en el mundo digital.

La aceleración de la innovación en la era digital es exponencial y conlleva cambios a cada giro, y mientras los gigantes de las redes sociales como Facebook o Instagram puedan llegar a ver su fin, no será para llevarse el concepto de Social Media. Sin embargo, sin la predisposición adecuada para adaptarse y reinventarse cuando hace falta, sí podría llegar a ser el fin de una marca.

Posts relacionados

07-12-2018

La revolución en la experiencia de usuario: Voice...

Se prevé que en 2020, el 50% de las búsquedas a través del móvil se...

22-11-2018

¿Quieres medir la madurez digital de tu organización?

Si te estás enfrentando al reto de la transformación digital, sabrás que las personas de tu organización...

20-11-2018

1er Informe de Madurez Digital de los directivos...

"Los retos digitales de los directivos peruanos” RocaSalvatella, junto con Pacífico Business School, una de...

15-11-2018

Identificamos oportunidades en la NOAH Conference de Londres

El desafío de cualquier explorador es identificar nuevos territorios para descubrir, inspirarse y poder marcar...

Breves y eventos

partner with us
¿Preparado para transformar tu negocio?
Contáctanos arrowarrow